Ya no compres más aguacates. Aquí te enseñamos un maravilloso truco para cultivarlos en tu casa

Es imposible resistirse al sabor de los aguacates, es una fruta que cuando es su temporada es sumamente popular, ya que es el acompañante perfecto para muchos platillos.

En algunos países la llaman, palta o aguacate y en todos lados es igual de deliciosa. Se puede comer solo con sal, se agrega a las ensaladas, se prepara guacamole, se hacen salsas.

Es una fruta muy versátil y rica en mucho nutrientes esenciales para tener una buena salud, por lo que comerla no hace nada de daño, además también es usada para tratamiento faciales y capilares, ayudando a que las mujeres se vean más hermosas.

Si quieres tener una fuente inagotable de esta maravillosa fruta, entonces debes aprender aquí como sembrar y cultivar el aguacate. Te daremos las instrucciones de cómo hacerlo.

Aprende a cultivar aguacates en casa

Luego de comerte el aguacate, no deseches la semilla, esta te servirá para tener una planta de esta fruta en casa.

Debes insertar 4 palillos en la semilla, en dirección de los 4 puntos cardinales, para que este sea un soporte.

En un recipiente agrega agua y coloca la semilla con los palillos, para que apenas toque el agua. Los palillos evitaran que se sumerja por completo, ya que de lo contrario se pudriría la semilla.

Deja la semilla de esa manera por 2 o 6 semanas en un lugar cálido, que no le de el sol directamente, y chequea el agua para ver si le hace falta, ya que es indispensable para que comience a salir las raíces.

Cada dos días debes cambiarle el agua para que no se formen bacterias.

También Puedes Leer  ¿Conoces todos los beneficios del aceite de ricino?

A medida que pasan los días y vas cambiando el agua te darás cuenta que la piel marrón de la semilla se desprende, haciendo una grieta por donde empezaran a brotar las raíces.

Corta un poco las primeras raíces que salgan y espera a que vuelvan a crecer ara poder quitarle los palillos y sembrarla.

Debes plantarla en una maceta que tenga 20 o 25 cm de largo y llénala con tierra dejando dos cm libres por debajo del borde.

Ahí sembraras la semilla cubriéndola con tierra solo la mitad que tiene las raíces, debe quedar expuesta al sol la otra mitad para que empieces a salir las ramas y hojas.

Antes de sembrarla debes asegurarte que la maceta tenga un buen drenaje, ya necesita agua con frecuencia y esta debe fluir, no quedarse estancada, para que continúe creciendo.

Así de fácil tendrás aguacates en tu casa. Comparte esta publicación.

Apio y jugo de piña: expulsarás toda la grasa acumulada en el estómago toca la foto para la preparación

Si el grupo sanguíneo de alguno de tus allegados es “O”, necesita saber estas cinco cosas