Una de las fotografías más conmovedoras del mundo.

El cancer es una enfermedad que ha logrado acabar con la vida de muchas personas a nivel mundial.

Por eso, no es de extrañar que al escuchar hablar de esta enfermedad, siempre se le relacione con la tristeza y el dolor de perder a personas queridas, o ni siquiera personas a las que conocemos en persona pero que sí hemos conocido a través de sus historias en las redes sociales.

Tal es el caso de una fotógrafa llamada Lora Scatling que en el año 2014 acudió a las redes sociales para cumplir con un proyecto personal que no esperaba que se convirtiese en algo tan grande y poderoso como para dar la vuelta al mundo. Pero, Lora no estaba consciente entonces, de lo poderoso que resulta el internet y las redes sociales hoy en día.

Es que su proyecto se trataba de fotografiar a personas con cáncer, sin embargo, estas no eran personas comunes las que ella estaba buscando, no señor.

Lo que Lora buscaba eran personas pequeñas que sufrieron de cáncer, así es, se trataba de niñas específicamente con cáncer.

Empujada por una amiga, ella decidió hacer su búsqueda a través de Facebook y, sin proponérselo mucho, halló tres pequeñas joyas que le cambiaron la vida para siempre.

Las tres princesas que le ganaron al cáncer.

Las protagonistas de esta historia son tres hermosas niñas que, para ese entonces, sufrían los estragos del cáncer. Lora logró fotografiarlas gracias a la ayuda de sus padres que se comunicaron con ella para realizar las fotos.

En la primera sesión se muestran a las niñas abrazadas, con claros signos de la enfermedad.

También Puedes Leer  Este niño muere de hambre mientras su madre adoptiva le da comida a su hija

Esta fotografía logró conmover a muchos en todo el mundo debido a la belleza de las niñas y a lo poderosa de sus luchas individuales contra el cáncer. Hoy en día, las niñas lograron vencer el cáncer y llevan una vida feliz.

Por eso, Lora decidió fotografiarlas de nuevo, pero esta vez como una señal de victoria hacia la enfermedad.

En la fotografía puede verse a las niñas con la misma pose, pero esta vez, con una sonrisa en el rostro con la alegría genuina de haber salido ilesas de este doloroso proceso.

Aunque aún viven algunas consecuencias de la enfermedad, estas niñas están sanas y pueden vivir una infancia más feliz que antes.

Así podemos ver, que no todas las historias de cáncer terminan mal y que mientras haya vida, hay esperanza.

Esto es lo que puede proporcionarte el aloe vera

Solo necesitas miel, limón y canela para adelgazar