Un viejo de ochenta años se casa con una mujer de veinte y…

La vida está llena de enseñanzas y conocimientos, si estamos atentos a cada uno de los momentos de nuestra existencia, todos tienen un aprendizaje una lección que debemos de aprender.

El pasar del tiempo solo importa si con el logramos aprender  y comprender las vivencias del día a día, solo las personas que logran entender este secreto, son las que comparten la sabiduría de haber vivido con amor y comprensión.

Los abuelos siempre tienen unas palabras llenas de enseñanzas por que vivieron aprendiendo cada instante de la vida.

En nuestro artículo de hoy te presentamos una historia llena de humor, amor y sabiduría, que nos enseña que nunca es tarde para ser una persona exitosa en la vida.

Descubre el secreto de esta mujer y su esposo  para ser padre a sus 80 años

Un señor de casi 80 años se casó con una mujer de 20 años, pasado el año la feliz pareja se dirige al hospital a recibir a su primer hijo.

La doctora que atendió el parto sale a felicitar al padre y le dice:

Amigo es increíble que usted a su edad aun pueda dar hijos.

El feliz padre le responde con mucho orgullo:

Aun puedo mantener el motor andando doctora.

Pasado exactamente un año la mujer va al hospital a dar a luz al segundo hijo de su feliz matrimonio, la doctora reconoce al instante al anciano padre, felizmente le dice:

Usted de nuevo acá, lo puedo creer que a su edad usted aun pueda procrear.

El viejito le responde nuevamente con orgullo en su voz:

Doctora aun el motor sigue funcionando perfectamente.

También Puedes Leer  ¡PELIGRO NO LA TOQUES! si miras Este Huevo CORRE por que Es Altamente Peligroso

Para la sorpresa de muchos pasado el año, la pareja va al hospital por su tercer hijo, la doctora aun labora en dicho recinto y después de atender el parto sale a felicitar al padre recordando sus orgullosas palabras

Sin embargo el hombre antes de que la doctora pueda comentar algo le dice lleno de orgullo:

Mi estimada doctora el motor aún sigue funcionando ¿lo ha notado?.

A lo que la doctora sonriendo le contesta.

Bueno lo felicito mi estimado pero creo que llego la hora de cambiare el aceite a ese motor porque este niño le nació negro.

Esta es una humorística historia que nos recuerda que el tiempo no es impedimento para ser feliz además para tener y conservar el sentido del humor en cada momento de nuestras vidas, lo más importante es saber valorar las circunstancias de las que aprendernos y crecemos como personas.

Si te gusto esta interesante historia compártela con tus amigos y familiares.

Aprende cómo hacer papas fritas caseras super crujientes sin una gota de aceite

Aprende aquí, a preparar este remedio casero para desintoxicar los riñones, el páncreas y el hígado