¿Te duele el talón por la mañana o cuando te pones de pie? Esto es lo que necesitas saber

A lo largo de nuestras vidas es muy probable que presentemos una gran cantidad e problemas de salud que nos afecten nuestra vida diaria, como por ejemplo molestias en los pies y no sepamos cómo podemos resolverlos de la manera más adecuada.

Son muchas las personas que padecen de enfermedades y buscan tratarlas ya que estas les causan muchas incomodidades en su día a día y la verdad es que hay algunas que son bastante tediosas para lidiar con ellas.

Entre todas estas enfermedades hay algunas que afectan primordialmente nuestras extremidades inferiores, es decir, las piernas y los pies y de esas son las que no tenemos que cuidar y evitar a toda costa sino nuestro día a día será más difícil de desarrollar.

Hoy queremos hablarte acerca de una de estas enfermedades que la verdad afecta a muchas personas en el mundo y que casi nadie la conoce, solo creen que es algo sencillo cuando no lo es. Quédate con nosotros y entérate de que se trata todo esto.

Conoce más de las fascitis plantar

pie

Es probable que hayas escuchado hablar acerca de las fascitis plantar una enfermedad que se da en la planta del pie primordialmente afectando nuestro talón incluso haciendo que nosotros no podamos caminar con comodidad y sin dolor.

Esta enfermedad por lo general se hace más evidente en las mañanas justo después de levantarnos de la cama y a lo largo del día va cediendo aunque muchas otras veces el dolor puede empeorar involucrando incluso al tobillo.

La fascitis plantar es principalmente un problema que afecta una banda gruesa de tejido llamada fascia plantar que se ubica en la planta del pie y abarca desde el talón hasta la punta de los dedos y cuya función es mantener la curvatura plantar, a la inflamación de este tejido es a lo que se le llama fascitis plantar.

Este problema puede ser tratado fácilmente y en casa con solo algunos ejercicios como los que te traemos a continuación.

  • Ancla en la pared por la mañana: Lo que debes hacer es pararte descalzo frente a una pared y presionarla con tus manos e inclínate hacia adelante tratando de estirar la parte posterior de tu pierna. Mantén la posición 30 segundos y cambia de lado.
  • Un rollo congelado: Puedes optar por llenar una botella con agua y congelarla, cubre con una toalla y masajea tu arco con ella por 5 minutos en cada pie.
  • Frotes fuertes: Usando sus pulgares puede aplicar fricción fuerte en el arco de su pie, sus talones y los músculos de la pantorrilla, esto aliviará las molestias.

Si estos ejercicios no funcionan a las dos semanas, acuda a su médico.

Esperamos haberle ayudado.

No olvide compartir.

Tierna y conmovedora expresión de este bebe por escuchar a su madre por primera vez

Si sufres de diabetes, pérdida de cabello, el corazón, inflamación articular y de la vista deberías probar esta poderosa fruta