Poderosa Oración por la salud.

En momentos apremiantes de nuestra vida, vienen a nuestra mente infinidad de pensamientos, nos inundamos en emociones que, dependiendo de su naturaleza, pueden hacernos caer o levantarnos y seguir adelante.

No importa de dónde vengamos o de donde seamos, la mayoría compartimos la fe de que existe un Dios que todo lo ve y todo lo puede, al cual acudimos en esos momentos de tribulación en búsqueda de un bálsamo para nuestro adolorido corazón.

Tan solo se necesita que apliquemos la FE, en esas palabras que decidamos dirigir a Dios en cualquier momento. Con fe y con el corazón teniendo la certeza de que somos escuchados. Aquí te dejamos una oración dirigida a la solicitud de salud para los enfermos.

Esta es la oración que ha dado la vuelta al mundo. Vamos a hacerla de corazón y con fe.

Mi buen Jesús, te alabo y adoro, te amo con todo mi corazón y agradezco tu entrega por nosotros en la Cruz, acudo ante Ti sabiendo que estas siempre a nuestro lado que todo lo ves, todo lo sabes y nunca abandonas. Tu que concedes vida en abundancia y eres medico verdadero y dador de salud, Tu que eres el Buen Pastor y cuidas de tu rebaño te ruego que desciendas y concedas tu protección y amparo a este ser querido que tanto padece por su enfermedad, apelo a tu infinito Amor, a tu bondad y clemencia, y solicito la gracia de la salud para …… (nombre del enfermo). Tu que dijisteis:

“Yo soy la Resurrección y la Vida”, que recibiendo y llevando en ti mismo nuestras enfermedades, curabas las dolencias y males de cuantos se te acercaban; a Ti acudo lleno de esperanza, lleno de seguridad, para implorar de tu Sagrado y Divino Corazón. Señor Jesús compasivo, que al ciego de Jericó, que sentado junto al camino te decía en alta voz: “Jesús, Hijo de David, ten piedad de mi”, le respondiste: “Recupera tu vista, tu fe te ha salvado”, y al momento pudo ver, te pido con toda mi fe: Señor devuelve la salud a (Nombre del Enfermo).

Omnipotente y sempiterno Dios, eterna salud de los que creen, escúchanos en bien de tus siervos enfermos, por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia; a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia ferviente acción de gracias. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea, AMEN.

Vamos a compartirla en pro de todos aquellos necesitados de salud, armonía y paz esta hermosa oración.

¿Se puede perdonar una traición? Los psicólogos opinan.

Mezcla para mantener un rostro sano y joven.