Él le era infiel a su esposa y diez años después la vida le dio una lección

Todos alguna vez hemos sido espectadores de un triángulo amoroso y si tenemos un poco de mala suerte.

Pues hemos sido partícipes de uno de estos, lo cual es algo muy frustrante y doloroso si se siente un sentimiento verdadero por la persona.

Muy pocas veces nuestro primer amor resulta ser “el amor de nuestra vida”, por más que sintamos algo muy fuerte, la mayoría de los casos es simplemente por la inocencia de ser joven y no haber amado así a alguien anteriormente.

En este caso, te traemos una historia un poco relacionada con lo que acabamos de señalar.

Ella se enamoró de él cuando era muy joven y pasó mucho tiempo de subida ilusionada en una relación que no podría ser.

Mira la lección que le dio este hombre por ser infiel a su esposa

La chica, se enamoró de este hombre, pero desde un inicio hubo mucho inconveniente, la gente hablaba sobre que él no era fiel y tampoco era de la misma edad que ella, sino mucho mayor. Pero, la chica alegaba:

”Cuando tenía 17 años, sin saberlo, conocí al amor de mi vida. Empezamos a salir sin mayor interés por mi parte, pero él dio el primer paso con un beso y entones comenzó una historia de amor maravillosa”.

Sin embargo, la chica tenía en claro que este hombre, “Alberto”, tenía una vida oculta a la que le mostraba a ella, ella cuenta:

“Resulta difícil no dejarse querer cuando un hombre te deja ver su mejor cara. Lo que ocurre es que para que el amor funcione hay que ver todas las caras, y Alberto ocultaba no sólo otra cara sino también otra vida”.

Un día, Alberto le confesó a la chica que él tenía novia, pero que no por ello la dejaba de querer a ella, sino que era imposible dejarla porque llevaban mucho tiempo y hacer eso causaría problemas entre las familias.

También Puedes Leer  Yo misma la prepare, esta crema en 8 días rejuvenece, quita las arrugas, elimina las manchas y acné. Solo te daré la receta por el día de hoy, así que guárdala.

Él seguía diciéndole que la quería era a ella, y que su novia era solo un compromiso, pero tiempo después se enteró de algo que la devastó. La chica dice:

 “En ese momento yo me convencí por fin. Él no me quería. No podía quererme si se había casado con otra y había tenido un hijo. Todo había sido mentira. Sus besos, mentiras. Sus palabras, mentiras. Su mirada, un precipicio.”

Pero, luego e ello, él seguía diciendo que la amaba con su corazón y hasta le aseguró que se estaba separando de su esposa por ese motivo. La chica entonces pensó:

“Yo me sentía pletórica. El amor había triunfado. Yo había sabido esperar. Estaba convencida de que el amor te pide sacrificios y los dos los habíamos hecho, yo al esperarlo, él al separarse y tener que dejar de ver a su hijo todos los días”.

El hombre tenía la excusa perfecta para que ella se creyera todo, pero simplemente solo quería ver a la chica una vez cada tanto porque seguía teniendo una relación “estable” con su esposa. Un día, la chica se enteró, mientras pensaba que el divorcio estaba en marcha, que ahora incluso iban a tener un segundo hijo, esto la hizo sentir lo que afirma a continuación:

“Dicen que del amor al odio hay un paso. Yo no di un paso, di un gran salto. Y me caí. Caí en un abismo total del que sentí que no podría salir nunca. No permití que ningún hombre se me acercase en mucho tiempo. Estaba convencida de que sólo se puede amar de verdad una vez en la vida y yo ya había jugado esa carta y había perdido. Incluso aunque volviese a enamorarme, no creo que pudiese volver a fiarme de un hombre”.

Luego de esto ella se dio cuenta que debía dejar ese “amor” atrás y seguir su vida, por lo que se concentró en sus estudios, amigos y trabajo. Así la chica pudo sentirse mejor y afirma que: “No sé por qué o cómo, pero me sentía más calmada y tranquila. Y pasó lo menos inesperado, lo perdoné”.

Poco tiempo después, ella se volvió a conseguir con el hombre en una tienda y pudo escuchar como hablaba con la cajera sobre que su mujer lo había dejado y además, lo había dejado a cargo de los dos niños, él ya no tenía muchos recursos y la estaba pasando mal en aquella situación. En este momento la chica se dio cuenta de algo importante, lo cual lo expresó de esta manera:

También Puedes Leer  Solo necesita tres minutos y este potente remedio para eliminar el sarro y esos dientes amarillos 

“Entonces lo entendí todo. La perdedora de esta historia no era yo, tampoco su mujer. El que realmente había perdido era él. Había dejado escapar al amor de su vida por miedo a las presiones sociales, familiares… o quién sabe por qué. También había perdido a su familia, y ahora vivía condenados por sus propias decisiones”.

Así, el karma siempre llega para quienes no actúan bien y estamos seguros de que alguna vez has visto un caso así.

Comparte esta información en tus redes y danos tu opinión.

Solo necesitas este ingrediente para hacer que tu cabello crezca sin parar

Este batido natural podrá ayudarte a bajar de peso