La triste carta a toda la sociedad de una abuela que se siente muy sola

La vida da muchas vueltas, cuando somos niños dependemos de nuestros padres para aprender y hacer algunas cosas, hasta que vamos creciendo y queremos ser independientes, valernos por nosotros mismo.

Pero con el pasar de los años, empezamos a depender nuevamente de otros, de los hijos o de los nietos, ya que al envejecer se necesitan cuidados especiales, casi como cuando se es un niño.

Es en ese momento donde, la personas se empieza a marchitar, sentirse una carga, por depender de otros, sentirse frutada por no hacer lo que podía antes y con las responsabilidades de los otros, cada día se vuelve más difícil la convivencia.

Llega un punto donde la salida más fácil que muchos toman es llevar a los abuelitos a un asilo o simplemente buscarles una enfermera. Eso les parte el corazón y los aleja cada día más.

Muestra de eso, es la carta que escribió una abuela a la sociedad para que sepan cómo se sienten las personas mayores, que han sido abandonadas y que perdieron lo que tanto les costó construir. Hoy queremos que la leas para que te hagas consiente de esta situación y no cometas el error que muchos han cometidos con sus madres y abuelos.

Una abuela expresa su tristeza a través de una carta

La carta es titulada “Lo que tengo y lo que no”

Tengo 82 años, 4 hijos, 11 nietos, 2 bisnietos y una habitación de 12m2. Ya no tengo mi casa ni mis cosas queridas, pero si quien me arregle la habitación, me hace la comida y la cama, me toma la tensión y me pesa.

Ya no tengo las risas de mis nietos, el veros crecer, abrazarse y pelearse, algunos vienen a verme cada 15 días; otros cada tres o cuatro meses, otros nunca.

También Puedes Leer  “Bombillos de bajo consumo” Los asesinos silenciosos del hogar y ni cuenta nos damos

Ya o hago croquetas o huevos rellenos ni rulos de carne picada ni punto ni crochet. Aun tengo pasatiempos por hacer y sudokus que entretienen algo.

No sé cuánto me quedara pero debo acostumbrarme a esta soledad, voy a terapia ocupacional y ayudo en lo que pueda a quienes están peor que yo, aunque no quiero intimar demasiado; desaparecen con frecuencia.

Dicen que la vida se alarga cada vez más. ¿Para qué? Cuando estoy sola puedo mirar las fotos de mi familia y algunos recuerdos de casa que me he traído. Y eso es todo.

Espero que las próximas generaciones vean que la familia se forma para tener un mañana (con los hijos) y pagar a nuestros padres con el tiempo que nos regalaron al criarnos”

Pilar Fernández Sánchez. Granada

Esperamos que este mensaje que llegue a muchas personas en el mundo, para que aprendan a valorar a los abuelitos.

Si te gusto compártelo.

 

Lee esto y entenderás por qué siempre tienes que respetar a tus padres

Bicarbonato de sodio para ayudar a eliminar las manchas, arrugas y ojeras