La niña ya no respiraba cuando este pequeño sintió su brazo en la arena

Hay muchas películas y series de televisión que, si bien no explican exhaustivamente el proceso de resucitación cardio-pulmonar.

Al menos han servido para popularizar estas técnicas para que cualquiera pueda hacerlas.

Esto es muy bueno para muchas circunstancias, pues nunca sabes cuándo encontrarás a alguien asfixiado con quien se necesite llevar a cabo el proceso de resucitación.

Por esto es importante que todos nos eduquemos respecto a los primeros auxilios, pues a veces podríamos salvar vidas si sabemos qué hacer.

Lo que ocurrió con estos niños en la playa es la evidencia de la veracidad de estas palabras, pues un chico que no tenía conocimientos profundos de primeros auxilios supo lo suficiente para ayudar a alguien más gracias a lo que vio en televisión.

Es muy importante que extendamos la educación sobre estos temas a lo largo del mundo, para que tengamos más historias como estas.

El rescate de una niña en la playa de California

Connor Fitz-Gerald es un muchacho de once años que había ido a la playa con su familia y amigos.

Corría entre la arena con los demás, y luego se dedicaba a construir un castillo de arena cuando de pronto, al excavar entre los delgados granos, se encontró con lo que sólo podía ser el brazo de una niña.

Se trataba de una niña pequeña, enterrada viva dentro de la arena. Nadie podía explicarse cómo había llegado ahí, pero Connor se ocupó de desenterrarla con todos sus esfuerzos, y luego llevó a cabo la técnica de resucitación cardio-pulmonar para que pudiera respirar de nuevo.

Sorprendiendo a todos, la niña volvió a respirar a pesar del daño que había sufrido por culpa de la arena. Eventualmente lograron trasladarla al hospital, donde logró recuperarse totalmente.

También Puedes Leer  La corriente del mar los estaba ahogando, no creerás quién los rescató

Lo que le sucedió no fue deliberado, sino un accidente causado porque ella se dedicó a cavar un profundo hoyo, pero la arena cayó sobre ella, y la inmovilizó y asfixió.

Los padres de Connor están muy orgullosos de lo que hizo su pequeño, y se alegran mucho de que las acciones de su hijo hayan salvado a una niña.

No hay duda de que Connor es un héroe, y que todos podemos serlo si aprendemos primeros auxilios para casos de emergencia como este.

Edúcate sobre estos temas y podrás ayudar a quienes te necesitan.

Olvídate de los hedores de casa con estas maravillosas soluciones

Nunca te imaginaste que ropa así pudiera existir, la moda da giros inesperados