La inusual historia de Jason, con un final feliz.

Muchas personas tienen el deseo de una vez conseguida su pareja, formar una familia. Así fue la historia de Jason.

Lo más impactante es él nunca se imaginó la forma en la que iba a tener a su hijo y el disfrutar del nuevo miembro de la familia, que fue “creado” 22 años antes gracias a sus padres. La historia de Jason comienza en 1995, al ser un adolescente, le diagnosticaron cáncer de huesos. Tenía un tumor, detrás de su hombro izquierdo, del tamaño de una pelota de baseball.

Ya una vez que fue ingresado en el Children´s Hospital de Colorado y extraído el tumor, los médicos afirmaron que tendría que someterse por un año entero a sesiones de radioterapia y quimioterapia.

Lo que nunca se imaginó Jason y algo que le advirtieron los médicos es que con estas sesiones podría quedar estéril. Los padres de Jason quedaron muy desconcertados con esta noticia y decidieron tomar medidas en el asunto que más adelante le cambiaría la vida a Jason.

Los padres de Jason, con vista al futuro, tuvieron la idea de congelar su esperma, para cuando quisiera formar su familia y decidiera tener hijos. En el momento de los padres compartir esta idea con él, siendo apenas era un adolescente y tener otras cosas en que pensar en ese momento, no era muy importante el tener hijos.

Jason superó la enfermedad sin mayor problema y complicación, y 15 años después volvió al Children´s Hospital de Colorado como mánager de los servicios de emergencia. Ahí conoció a Emily, su futura esposa. 

Gracias a la idea de sus padres Jason pudo ser papá.

Luego de que Jason conociera a Emily y se casaran, buscaban tener un bebé, lo cual les resulto muy difícil de hacerlo por la forma tradicional.

También Puedes Leer  La hoja de laurel: una bendición de DIOS, combate insomnio, azúcar, presión alta y grasa en la sangre

De esta manera Jason recordó lo que sus padres 22 años antes hicieron al congelar su esperma.

Gracias a la idea de los padres de Jason cuando apenas él era un adolescente, su esposa Emily pudo quedar embarazada por fertilización in-vitro, dando a luz a su bello hijo Sam. Emily cuenta con una gran sonrisa que la mitad de su hijo fue “creada hace 22 años”

Una historia con un final feliz para Jason, su esposa y sus padres, que pensaron muy bien en el futuro de Jason cuando era joven y ahora se pueden ver los beneficios de esa decisión que tomaron hace 22 años.

Es que muchas veces el amor de nuestros padres es incondicional y siempre piensan en el mejor futuro de sus hijos. Esta es la inusual historia de Jason con un final feliz.

Esta familia de cinco vive dentro de un autobús, no creerás cómo luce por dentro

12 cosas de tu hogar que puedes limpiar con tan solo 1 ingrediente.