Esta pareja viajó por todo el mundo buscando un hijo, cuando lo consiguieron parecía un milagro

Cuando una pareja se casa, siempre llega el momento en el que deciden tener un hijo, pues este es el fruto de la relación y quién heredará todo lo que la pareja llegue a formar.

Aunque hay quienes difieren en la importancia de un hijo, lo normal es que en algún punto la pareja agranda su familia.

Sin embargo, pareciera ser que por cosas del destino que cuando una pareja busca un embarazo, en muchos casos el proceso se complica, es decir, no puede ser concebido con facilidad, sino que requieren de muchos intentos para poder lograrlo.

Esto es un tanto irónico, ya que sabemos la tasa de embarazos no planificados que hay, pero el hecho es que estos son casos que pasan muy frecuentemente y así le ocurrió a esta pareja.

Mira todo lo que tuvieron que hacer para poder tener un hijo.

No podía quedar embarazada, hasta que un día tuvo un sueño muy extraño

Steve y Greisse son una pareja de colombianos, estos dos estaban muy enamorados, se mudaron a Vancouver debido al trabajo de Steve y en ese país contrajeron matrimonio. Luego de un tiempo, decidieron que era momento de tener un hijo.

Pero, a pesar de los múltiples intentos, Greisse no podía quedar embarazada, todas las pruebas eran negativas. Ambos acudieron al médico y este les indicó que ninguno tenía problemas de fertilidad, y que simplemente debían seguir intentándolo.

Agobiados y frustrados, la pareja se fue de vacaciones a Europa, de este modo despejarían la mente y podrían desestresarse un poco, aunque de igual forma no dejaron de intentarlo.

También Puedes Leer  Luego de ver esto no querrás salir de la ferretería comprando canaletas podrás hacer muchas cosas

Greisse se encontraba en ovulación, por lo que ese momento era su mejor oportunidad para un último intento en sus vacaciones, ya que además ya llegarían sus padres de visita y tendría otros asuntos en qué concentrarse.

Esa noche Greisse tuvo un sueño bastante peculiar, soñó que un hombre barbudo y grande le daba un bebé y este se llamaba Emmanuel. Cuando despertó, Greisse buscó el significado del nombre, el cual es “Enviado de Dios”.

Greisse quedó atónita, sin embargo, sus pruebas seguían saliendo negativas. A los meses, Greisse comenzó a sentirse mal y su regla no había llegado, esperanzada se hizo otra prueba y aún no conseguía el resultado que quería, aunque de igual forma seguía con un malestar muy sospechoso.

Tiempo después de esa prueba, ya Greisse no podía soportar las náuseas y el malestar, y esta vez el resultado fue positivo.

No lo podían creer, después de tanto tiempo la pareja lo había logrado. El embarazo trascurrió con normalidad y todo fue un éxito.

Sin duda, esta pareja nunca perdió la fe y eso fue lo que los hizo lograr su cometido. Comparte esta historia con tus amigos.

El perro no dejaba de ladrar en la noche, al día siguiente se dieron cuenta del porqué

Lávese la cara con estos 3 ingredientes para verse unos años más joven