Esta mujer insultó a la cajera y lo que ocurrió después nadie se lo esperaba

Cuando tenemos un trabajo en el que tenemos que tratar con el público, es normal y común que nos toque tratar con personas que no tienen el mínimo sentido de la amabilidad y educación.

Anuncio

Siempre hay una persona que se cree superior que cualquier trabajador y cree que esto le da derecho a tratar de forma maleducada a estos.

La educación tiene que llevarse tanto con las personas de altos rangos y altos puestos, como con los que no tienen un puesto de prestigio, como los vigilantes, las señoras de limpieza y demás personas.

Se tiene que tratar con el mismo respeto a  todos, porque todas son personas y todas merecen este tipo de trato.

Sin embargo, como dijimos, siempre hay alguien que se cree superior que todos estos trabajadores y no entienden que se tiene que ser educado con todos.

Anuncio

Así bien, en este caso te tenemos una historia donde ocurre algo que puede ser muy común para alguien que trabaja con el trato al público.

Mira lo que ocurrió entre esta cajera y esta mujer, el gerente tuvo que intervenir

La historia transcurrió en un supermercado común y corriente, era un día de trabajo normal y todos trabajaban como de costumbre.

Hasta que legó una señora que al momento de pagar lanzó todos sus productos en la caja de una forma muy maleducada, ante las acción la cajera le dijo con toda la amabilidad del mundo “buenos días”.

Anuncio

La mujer ignoró por completo la actitud de la cajera y no le devolvió el saludo, ni lo notó, luego de eso, lo que hizo la mujer fue lanzarle unos cupones para que facturara sus productos.

Sin ninguna otra opción, la cajera hizo su trabajo y comenzó a revisar todos los cupones, pero algo ocurrió.

La cajera notó que unos cupones estaban vencidos y procedió a notificarle a la señora lo que pasaba, a lo que la mujer reaccionó de una manera muy alterada y grosera, le comenzó a gritar y alegaba que el cliente es el que tiene la razón y que ella debía valerle esos cupones.

Ante la situación, la mujer pidió hablar con el gerente, ya que no quería que esta cajera la siguiera atendiendo. Mientras esperaban que el hombre llegara, la mujer le dijo a su hija: ““¿Estás viendo por lo que te digo siempre que debes estudiar? Debes estudiar para no ser una fracasada como esta mujer y no terminar de cajera en un supermercado”.

Este comentario fue muy grosero, ya que no precisamente una cosa leva a la otra y estaba denigrando a la cajera simplemente por su ocupación.

Por suerte, el gerente escuchó todo el asunto y cuando llegó, vio lo cupones de la mujer, le dijo que es efecto estaban vencidos y no podían facturarlos, y que de igual forma tenía que retirarse del establecimiento.

Ya que no podía permitir que ella tratara de esa forma a sus empleados. ¿Qué te pareció lo que hizo este gerente? Coméntanos tu opinión y comparte esta información.