Esta madre vivió la peor pesadilla de su vida por 25 años

Como muchas familias en la India que pasan vicisitudes por falta de alimento y de dinero. Saroo vivía con su madre a quien veía llorando con frecuencia por la dura vida que tenían.

La historia de este niño comienza cuando tenía tan solo 4 años de edad. Un día el pequeño Saroo acompañó a su hermano Guddu a trabajar. El chico ganaba un poco de dinero barriendo trenes.

Ese desafortunado día ambos hermanos se subieron a un tren y Guddu dejó solo a Saroo advirtiéndole que lo esperara y que regresaría pronto.

El pequeño decidió  tomar una siesta mientras esperaba y fue allí donde todo comenzó. Al despertar no había nadie.

Un giro en la historia de esta señora

El pequeño Sarro de 4 años no sabía leer y desconocía por completo el nombre de su pueblo natal y el de su familia. En poco tiempo se encontró vagando por las calles de Calcuta pidiendo limosna.

Al poco tiempo un adolescente lo vio en las calles y lo llevó hasta un centro de niños abandonados.

Fue recibido satisfactoriamente y fue puesto en adopción por una organización llamada Society for Sponsorship and Adoption.

Por suerte para Saroo una familia autraliana lo adoptó y su vida cambió para siempre, estaría lejos del peligro de las calles y de los problemas pero también estaría lejos de su familia, en especial de su madre.

Por otro lado la madre biológica de Saroo buscó a sus hijos por toda la India, acudió con las autoridades y lloraba de forma desconsolada.

Al mismo tiempo en Australia la madre adoptiva le colocaba un mapa de su país natal para que no olvidará sus raíces.

También Puedes Leer  Dile hola a ese vientre plano con este remedio natural

Tiempo después siendo Saroo un adulto, emprendió la búsqueda de su familia utilizando Google Earth. Luego de mucho tiempo encontró el lugar donde se había perdido y a través de las imágenes del satélite localizó el nombre del pueblo, Ganesh Talai.

En cuanto pudo viajo a la India y se trasladó hasta aquel pueblo, los recuerdos vinieron a su mente y se dirigió hasta su casa natal. Allí encontró tres mujeres, una de ellas se levantó y lo abrazó sonriendo, reconoció a su pequeño de inmediato.

Después de 25 años se había reencontrado con su familia original, lamentablemente su hermano Guduu no tuvo la misma suerte, se supo que su cuerpo apareció un mes después de la desaparición y que había sido atropellado por un tren.

Saroo publicó su increíble historia en un libro en 2015 titulado “un largo camino a casa”. Este joven pudo tener su final feliz.

Este anciano de 98 años les estuvo ocultando a todos un increíble secreto.

Si crees que no necesitas un rodillo para pelusas, vas a cambiar de opinión después de leer estos 16 consejos