El embarazo de mellizos que terminó siendo algo totalmente sorprendente. Los médicos no entendían lo que sucedía.

Dar a luz a un hijo es lo más satisfactorio que puede sentir una mujer, más aun si este se encuentra sano y salvo.

Sin embargo, no en todos los casos esto es algo que se logre hacer, lo cual solo llena de pesar a los padres por no poder darles el regalo de una vida sana a sus hijos.

Tal es el caso de una mujer llamada Samantha Weng, originaria de Taiwán pero que vive en los Estados Unidos.

En el momento en el que supo que estaba embarazada, no paraba de desbordar dicha a cada instante. Lamentablemente su embarazo no iba a resultar tan normal como ella esperaba.

Cuando cumplió las siete semanas de embarazo, en su chequeo con el médico, no se podía ver muy bien al bebé por lo que el médico supuso que se trataba de un embarazo atópico, en el que el bebé se desarrolla fuera del útero y le aconsejó que abortara. Cosa a la que ella se opuso rotundamente.

La decisión de Samantha de traer a sus hijas al mundo.

Samantha decidió esperar un tiempo más y cuando fue un par de semanas después, el médico le tenía otra noticia, ¡tendría mellizos! Samantha estaba muy feliz al saber que ahora, en lugar de ser uno, tendría dos bebés a los que amaría con el alma.

Al cabo de un tiempo, decidieron cambiar de médicos y dirigirse a otra consulta prenatal en la que, esta vez, los médicos se encontraron con la sorpresa de que no eran dos sino tres los bebés que Samantha tendría.

Ella quedó totalmente sorprendida pero no le importó que fueran ahora tres los hijos que tendría.

También Puedes Leer  Nunca fue tan Fácil dormir la noche entera como un "BEBE", con solo estos 2 Ingredientes Mega Varatos

Ahora con tres hijos en camino su embarazo era considerado de alto riesgo por lo que, cuando tenía 12 semanas de embarazo, fue internada en el Hospital Lucile Packard para controlar mejor la salud de ella y los niños en camino.

La cosa se complicó aún más cuando en una revisión el médico se encontró con que había un cuarto bebé en la barriga de Samantha.

Ya la situación era preocupante porque los niños iban apareciendo de uno en uno, cosa que no era para nada normal en un parto de cuatro.

El doctor le aconsejó que se sometiera a una reducción de embarazo multifetal, en la que dos de los fetos serian extraídos para que los otros cuatro pudieran formarse con normalidad. Sin embargo Samantha decidió de nuevo que quería tenerlos.

Las cuatro niñas nacieron prematuramente y ahora Audrey, Emma, Isabelle y Natalie presentan dificultades para comer, escuchar, respirar y dormir debido al difícil embarazo en el que se encontraban.

Samantha se arrepiente de no haberle hecho caso a los médicos y de que ahora sus hijas tengan que pagar por las malas decisiones de ella.

Aquí te dejamos un vídeo en el que puedes entender mejor la historia:

El caso de Abby y su lucha contra el cáncer.

Ellos veían cómo su casa se encendía en llamas, pero tomaron una foto que dejó helados a todos