Descubre la historia de este joven y de lo que el amor es capaz de hacernos.

Existen diversas clases de amor en el mundo. Cada uno resulta distinto para cada persona.

Mientras crecemos, nos damos cuenta de que los sentimientos que sentimos en nuestro corazón, son más poderosos que cualquier otra cosa que sucede en el exterior.

Podemos llegar a tener un amor especial por nuestros amigos, compañeros de trabajo, parejas, hijos y familiares.

El amor eros, que experimentamos con nuestra pareja, puede llegar a ser muy fuerte para nosotros. Sin embargo, el llamado amor ágape, puede resultar en muchos casos muchísimo más fuerte y poderoso que cualquier otro.

Este amor es el que llegamos a sentir por nuestra familia; nuestros hijos y nuestros padres llegan a sentir este amor por nosotros y nosotros hacia ellos.

En particular, el amor que nos brinda nuestra madre y el que le damos a ella, no puede compararse con ningún otro amor que podamos sentir a lo largo de nuestra vida.

Por eso, esta vez te contaremos una historia en la que, el amor ágape, fue mucho más fuerte que el amor eros y, además, podemos ver las diferentes caras que una relación de pareja puede mostrarnos.

El amor más poderoso, el de nuestra madre.

Ese fue el caso de lo ocurrido en la celebración de una boda, en la cual dos jóvenes que decían amarse mucho se enfrentaron a una prueba en la que su amor no logró salir del todo victorioso.

Mientras transcurría la fiesta, el joven novio le pidió a su madre que se sentara con su nueva esposa en la misma mesa. Sin embargo, su pareja no estaba muy de acuerdo con la situación.

También Puedes Leer  Esta madre posaba en una inocente foto con sus hijas, pero lo que aparece al fondo realmente las dejó en shock

La mujer, al cabo de unos pocos minutos, le dice de manera furiosa a su pareja, “Ya es suficiente, cambiarla de puesto.

Esta mesa debe ser solo para los dos.” Sin embargo, el joven le dijo “Ella es mi madre y, así como yo he vivido momentos alegres en su vida, yo quiero que ella comparta este momento conmigo.

Pero la mujer no dejó de insistir, lo que provocó que el joven molesto, se dirigiera ante la audiencia y exclamara, “Vendo a mi madre, si alguien está interesado en comprarla, dígamelo ahora.

¿Cuánto pagarían por ella? Está en venta porque mi mujer no la quiere entre nosotros.” Debido a la sorpresa que su declaración provocó, ninguno de los invitados dijo nada, por lo que el joven prosiguió, “Ya que nadie está interesado, lo haré yo, porque la amo.” Al finalizar sus palabras, tomó a su madre del brazo y salieron de la fiesta.

Al cabo de un tiempo, la noticia recorrió el mundo al punto de que un hombre rico contactó al joven para felicitarlo por esa demostración de amor puro y de buenos valores.

Tanto así que le ofreció la mano de su hija en matrimonio, diciendo “Al ver lo que hiciste por defender a tu madre, no me cabe duda de lo que harías por tu esposa.”

No quedan más palabras para explicar lo poderoso que el amor por nuestra madre puede llegar a ser, por lo que nunca debemos abandonarlas ni maltratarlas por lo que otras personas puedan pensar o decir de ellas. El amor hacia ella siempre debe ser el más fuerte.

También Puedes Leer  ¿Tu cabello está débil y maltratado? Prueba este tratamiento y consigue una cabellera espectacular

En plena boda, su recién esposa le dijo que sacará a su vejestorio de madre ¿Qué harías si te pasara lo mismo? ¡No creerás lo que hizo el novio!

Aplica esta mascarilla en tu cabello y observa cómo comienza a crecer sin control

Repara tus pantalones favoritos y no te preocupes por las roturas.