La corriente del mar los estaba ahogando, no creerás quién los rescató

Cada día se hace más conocido el movimiento que trabaja en pro de aumentar la cantidad de adopciones de mascotas en lugar de pagar por un compañero animal.

Y es que son muchas las razones por las que debemos considerar como mejor opción el hecho de adoptar.

Una mascota adoptada es un animal sacrificado menos, es la oportunidad de darle a este ser vivo una nueva oportunidad de vivir una vida feliz, tal como todos los merecemos.

Es por ello que todo aquel que tenga consciencia de lo que sufre un animal abandonado en una calle sabe que adopten está consiguiendo un nuevo compañero y salvando una vida.

En este caso tenemos la historia de una mujer que adoptó a un perro que más que su amigo sería un rescatista increíble, ya que, a pesar de un problema en sus ojos, este perro hizo algo sin comparación, sigue leyendo para que conozcas la historia.

Mira lo que hizo este perro al escuchar el grito de auxilio de una adolescente

Anette McDonald era una mujer común y corriente, vivía en Oregon y quería adoptar un perro.

Fue allí cuando esta mujer acudió a una perrera y se enamoró de un canino que estaba a punto de ser sacrificado, Anette no dudó en adoptarlo, su nombre era Norman.

Norman era un labrador retriever y en poco tiempo se convirtió en un excelente compañero para Anette y su marido, constantemente iban a pasear y pasaban mucho tiempo cerca de un río llamado Necanicum, el cual tenía una salida al océano pacifico.

Norman se convirtió en un miembro muy especial de la familia, pero con el tiempo fue enfermando, el perro se tropezaba y parecía estar desorientado. Cuando sus dueños lo llevaron al veterinario recibieron un grave diagnóstico, las retinas de Norman tenían una atrofia, por lo que el perro se estaba quedando ciego.

También Puedes Leer  Murió en la guerra en Afganistán, cuando su mujer reviso su laptop encontró el archivo oculto de ella. 

A pesar de esto, Anette seguía sacándolo de paseo y llevándolo consigo a todos lados. Un día estos fueron al río, ya que Anette quería sentarse a leer un libro en ese lugar, pero mientras estos pasaban el rato, el perro escuchó algo que lo hizo salir corriendo.

Norman escuchó el grito de auxilio de una joven muchacha que había sido arrastrada por la corriente que había entre el rio y la salida al océano.

Anette se percató de la situación y le comenzó a indicar a la muchacha que gritara el nombre del perro para que este se pudiera orientar, pero ella no comprendía.

De igual forma, Normal se pudo guiar y llegar a rescatarla, luego Anette se encargó de llamarlo para que el perro pudiera llegar a la orilla.

Esto sin duda demuestra que una mascota puede ser la mejor compañía a pesar de todas las complicaciones. Comparte esto en tus redes.

hombre

Esta niña rusa estaba siendo agredida por el profesor de inglés, mira cómo reacciona

Este divertido test te dirá cosas que ni tu sabías sobre tu personalidad. ¡Solo escoge un color!