Libérate del dolor y la preocupación con esta mágica preparación.

Esencias, aceites y bálsamos, existen muchos y todos con sus propiedades únicas y beneficios para nuestra salud y armonía, por nombrar algunos tenemos, aceite de coco, esencia de canela, pino, girasol, entre otros.

Pero en esta oportunidad queremos hablarte de una en especial que ha ganado un puesto en nuestro cajón de aceites esenciales, por sus maravillosas propiedades para armonizar nuestro hogar y sus beneficios a la salud.

Nos referimos al aceite de lavanda, muy especial y único al poseer según estudios, al menos unos 150 componentes activos.

Resulta ser un compuesto muy amistoso, que no produce reacciones adversas en el organismo, razón por la cual se suele utilizar como sedante, antibiótico, antiséptico, incluso desintoxicante, entre otras muchas utilidades que tiene.

En esta oportunidad te traemos el aceite de lavanda para ayudarte a combatir esos molestos dolores de cabeza y la ansiedad, propia muchas veces de un mundo cada vez más convulsionado, sigue leyendo y entérate cómo hacerlo.

La receta de la naturaleza para ayudar en tu día a día.

En un mundo que se mueve deprisa, con tanta información que procesar diariamente, sin tiempo ni momentos de paz para detenernos a meditar o reflexionar sobre la vida misma, no es de extrañar que las personas vivan en continuo estrés y ansiedad.

Esto en mayor o menor grado, dependiendo del tipo de trabajo, pero al final todos pasamos por esos momentos y lo único que quisiéramos es desconectarnos por al menos 5 minutos.

La lavanda aplicada en la aromaterapia, ha demostrado según estudios en Estados Unidos, que ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad ante diversas situaciones, mejorando el rendimiento y reduciendo las posibilidades de sufrir de enfermedades atribuidas al estrés. Favorece el descanso evitando el insomnio.

Esos son algunos de los beneficios del aceite de lavanda y una manera muy efectiva de aprovecharla es por medio de una limonada, como la que explicaremos a continuación:

Ingredientes:

  • 1 taza de miel pura.
  • 12 tazas de agua.
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda.
  • Zumo de 6 limones.

Su preparación en muy sencilla, tan solo mezcla los ingredientes y disfruta. Dependiendo de tus gustos, puedes agregar un poco más de miel o agua.

En la presentación de aceite esencial, la lavanda también la puedes combinar con alguna crema que tengas y aplicarlo a ti o tu pareja en un masaje.

De seguro conseguirás otras maneras creativas de usar el aceite. Manos a la obra y no olvides compartir.

Aprende a preparar macarrones con salsa blanca, pasó a paso y deliciosos.

Estafas por teléfono. Robo del nuevo siglo. Aprende a reconocerlo para no convertirte en víctima.